¿Qué son las vitaminas y para qué sirven?


Desde Nutreia te explicamos todo lo que tienes que saber sobre las vitaminas. Desde su definición hasta cuáles son sus funciones y a través de qué alimentos podemos ingerirlas. Y piensa que, solo con un poco de información y modificando algunas pautas rutinarias, tienes el poder de mejorar de forma sustancial la salud de tu organismo. ¿Estás preparado/a?   

 

¿Qué son las vitaminas y minerales?

Las vitaminas son aquellas sustancias heterogéneas indispensables para la vida, puesto que son nutrientes que - al ingerirlos de forma equilibrada junto con otros compuestos nutricionales - actúan como catalizadores de todos los procesos fisiológicos.

 

Tipos de vitaminas

Las 13 vitaminas que agrupa la ciencia se clasifican en dos grupos, según si son solubles en agua (hidrosolubles) o si lo son en lípidos (liposolubles).

 

- Vitaminas Hidrosolubles

Por un lado, las denominadas vitaminas hidrosolubles son aquellas coenzimas que permiten que tengan lugar múltiples reacciones químicas necesarias en nuestro metabolismo.

Esta categoría la componen las vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina o ácido nicotínico), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B7/B8 (biotina), B9 (ácido fólico), B12 (cobalamina) y vitamina C (ácido ascórbico).

Las vitaminas solubles en agua no se almacenan en nuestro organismo (a excepción de la vitamina B12) y su exceso se expulsa con facilidad a través de la orina. Es por este motivo que los especialistas en nutrición recomiendan su ingesta diaria, tal y como veremos posteriormente.

 

- Vitaminas Liposolubles 

Por el otro, las vitaminas solubles en grasa y aceites, las conocidas como vitaminas liposolubles, sí se acumulan en nuestro cuerpo, concretamente en el hígado y en los tejidos grasos.

Por esta razón, a diferencia de las vitaminas hidrosolubles, no es necesaria su ingesta diaria. Incluso hemos de tener en cuenta que, si excedemos las dosis recomendadas, estas pueden llegar a resultar tóxicas para nuestra salud.

Dentro de este conjunto se incluyen las vitaminas A (retinolftalina), la vitamina D (calciferol), la vitamina E (tocoferol) y la vitamina K (antihemorrágica). Y, como veremos a lo largo del artículo las absorbemos mediante la ingesta de alimentos ricos en grasas.

 

Minerales

Por último, pero no menos importantes para nuestra salud, los minerales son aquellos elementos naturales no orgánicos muy necesarios para mantener el buen funcionamiento del organismo y asegurar la óptima formación del sistema óseo, la producción de las hormonas y la regulación del ritmo cardíaco, entre otras funciones.

 

Tipos de minerales

Estas sustancias pueden dividirse en dos categorías:los microminerales y los oligoelementos. Seguramente hayas oído hablar de ellos, ¿cierto? Veamos ahora el significado de cada grupo.

 

- Microminerales

En primer lugar, los microminerales, también conocidos como “minerales esenciales”, son aquellos que nuestro organismo necesita en cantidades más elevadas, con el fin de garantizar que las funciones de nuestro cuerpo se desempeñen con normalidad.

Según los nutricionistas, la forma más óptima de obtenerlos es a través de una alimentación equilibrada y saludable. Los principales representantes de este grupo son: el calcio, el magnesio, el potasio, el azufre, el fósforo, el cloro y el sodio.

 

- Oligoelementos

En segundo lugar, los oligoelementos son bioelementos presentes en pequeñas cantidades en los seres vivos. Estos tipos de minerales, - como el cobre, el manganeso, el hierro, el selenio, el cobalto, el zinc, el flúor y el yodo.

Son indispensables para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que intervienen en procesos biológicos muy importantes, como la activación hormonal, la unión de moléculas con sus sitios receptores en las membranas celulares y la inducción de la expresión de ciertos genes.  

 

¿Cuáles son las vitaminas más importantes?

En este apartado, detallamos para qué sirven las vitaminas, es decir la función de cada una, y en qué alimentos podemos encontrarlas, para llevar una dieta rica en nutrientes.

 

  • Vitamina A

Está presente en las carnes, los huevos, los pescados grasos (sardinas, atún, salmón…) y en lácteos enteros, por ejemplo.

¿Para qué sirve la vitamina A? Tiene un alto poder antioxidante y es clave en el mantenimiento de los huesos, la piel y las mucosas. Es esencial en la salud ocular y en el sistema reproductivo.

 

  • Vitamina B

La podemos encontrar en las patatas, las naranjas, el hígado, los huevos, los cereales, las semillas de girasol, el cerdo, la levadura, el arroz integral, el centeno, la col rizada, la coliflor y los espárragos.

¿Para qué sirve la vitamina B? El complejo vitamínico B responde a múltiples funciones, desde la regulación del sistema nervioso y las funciones cardíacas, hasta el transporte de oxígeno y de los glóbulos rojos, la mejora de la circulación sanguínea, la generación de neurotransmisores, la formación de la dermis, la multiplicación celular, así como otras funciones genéticas.

 

  • Vitamina C

Las frutas y verduras incluyen altas dosis de este tipo de vitamina, aunque si las cocinamos se destruye la vitamina C. Los cítricos, el melón, el kiwi, el mango, la papaya, las fresas y la piña son algunos ejemplos.

¿Para qué sirve la vitamina C? Este elemento juega un papel muy importante como antioxidante, participando en la producción de colágeno y en la correcta cicatrización de las heridas.

 

  • Vitamina D

La exposición solar es la mejor forma de absorber esta vitamina, aunque también se encuentra en pequeñas cantidades en huevos, pescados grasos, hígado de vaca y en los champiñones.

¿Para qué sirve la vitamina D? Este compuesto liposoluble imprescindible para una buena mineralización ósea, interviene en la coagulación sanguínea, al igual que en la función muscular. La vitamina D también es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema inmune.

 

  • Vitamina E

La mejor fuente para ingerir vitamina E es a través del kiwi, el aguacate, las nueces, los huevos, las almendras, las hortalizas de hojas verdes, los aceites vegetales sin cocer, el germen de trigo y los granos enteros.

¿Para qué sirve la vitamina E? Gran poder antioxidante, puesto que neutraliza la acción de los radicales libres. Colabora en la formación de los glóbulos rojos y la coagulación de la sangre, estimula el sistema inmune y vela por el buen funcionamiento de la retina y del sistema reproductivo.

 

  • Vitamina K

El perejil es una fuente excelente de esta clase de vitamina. También puede encontrarse en algunas frutas (kiwi o aguacate), así como en hortalizas de hojas verdes.

¿Para qué sirve la vitamina K? Se relaciona principalmente por su participación en la coagulación sanguínea.

 

¿Cómo evitar deficiencias de vitaminas?

Los especialistas de Nutreia - compañía especializada en Organic Life Solutions - han confeccionado una serie de recomendaciones que, además de los consejos anteriores, pretenden impedir la carencia de vitaminas.

  • Sigue una dieta sana y equilibrada, rica en vegetales crudos. En este sentido, seguro que has oído hablar de consumir 5 raciones de hortalizas o frutas frescas, ¡a poder ser siempre de temporada! Igualmente, es importante que sepas que la cáscara de algunos cereales o la piel de algunas frutas contiene muchas vitaminas, por lo que te aconsejamos que únicamente las laves muy bien antes de ingerirlas.
  • Atención al cocinar los alimentos. Evita cocinarlos en exceso o a mucha temperatura. Además, cuando quieras hervir algún producto, échalo cuando el agua esté hirviendo, no antes porque incide negativamente en las vitaminas.
  • Evita alimentos congelados o procesados. Selecciona muy bien los alimentos antes de comprarlos, puesto que a mayor calidad mayor aporte vitamínico. Decántate por alimentos frescos, especialmente de temporada. Y ten cuidado con trocear, cocinar o exprimir ciertos productos mucho antes ser consumidos, puesto que pueden llegar a perder una cantidad importante de vitaminas.

Los suplementos multivitamínicos

Tal y como explicamos en nuestro artículo “¿Qué es un multivitamínico?”, un suplemento multivitamínico, como su nombre indica, “es un preparado que contiene vitaminas y minerales, las sustancias que nuestro cuerpo necesita para crecer y desarrollarse con normalidad”. Y es que, según especialistas en nutrición, no siempre absorbemos las dosis necesarias que requiere nuestro organismo.

Por este motivo, desde Nutreia te recomendamos nuestros suplementos nutricionales, que ayudan a mejorar nuestro bienestar general. Están especialmente diseñados para reducir notoriamente el cansancio diario, mejorar el funcionamiento de nuestro sistema nervioso e inmunitario, cuidar nuestro corazón y promover la formación de colágeno, del mismo modo que controlar los niveles óptimos de azúcar en sangre, entre las funciones más destacadas.

¿A qué esperas? ¡Apuesta por tu salud con los multivitamínicos Nutreia!